6 Advertencias sobre un cliente problemático

01Mar09

1. “Traté de hacerlo yo, pero…”

Esta es una señal de un artista frustrado. Se imaginan creativos, hacen su mejor esfuerzo, pero se dan cuenta que sus habilidades no alcanzan. Ahora te buscan a ti, el profesional experimentado, para recoger los pedazos.

Mas allá de si tienen ganas de decírtelo o no, este cliente tiene una visión en su cabeza de lo que quiere y es muy raro que quede satisfecho con algo diferente a eso. Puede que tengas problemas escondiendo tus opiniones sobre sus pésimas ideas, y probablemente no sentirás ningún orgullo en el producto terminado ya que no tuviste control sobre él.

La solución: Algunos evitarán a estos clientes, pero hay una oportunidad de sacar un gran éxito de esto. Si los mantienes felices hablarán de ti con todos los que conozcan, dado que tú tuviste éxito donde ellos no. Si eliges tomar este proyecto, procura que sean totalmente explícitos en lo que quieren. Algunos clientes en esta situación dudarán en decirte sus ideas, así que tendrás que descubrirlas por tu cuenta. Pero el esfuerzo vale la pena, porque la otra alternativa es un largo proceso de ensayo y error hasta encontrarte con lo que ellos esperaban desde el principio.

 

 

2. No hay fecha de finalización real

A primera vista un proyecto sin fecha de entrega puede parecer libre de estrés, pero tengan en cuenta que este es habitualmente un signo de que el cliente no tiene un gran compromiso con el proyecto y un cliente que no atiende tus llamadas o no responde tus e-mails es mucho peor que uno que esté todo el tiempo detrás de ti controlando lo que haces. En algunos casos, puede llevar al cliente a cancelar el proyecto (y posiblemente dejarte sin tu paga).
¿Si el cliente está metido en el proyecto pero no está del todo preocupado por la fecha de entrega está perfecto, no? Bueno, no siempre. Una fecha de entrega difusa significa que pueden cambiar de idea libremente sin que les preocupe mucho. Esto puede llevar a un sinfín de revisiones que harían tu trabajo mucho más caro que el del presupuesto y condenado a una edición sin fin.

La solución: Si el cliente no está muy comprometido con el proyecto entonces camina con cuidado. En algunos casos puede ser mejor rechazar este empleo. Si están comprometidos, pero la fecha de entrega es difusa entonces hazlos definir una fecha de entrega determinada. Que sea de manera amable pero firme. Es por el bien del cliente.

 

 

3. “Alguien me dijo que debía…”

Estate atento a esta frase, como en “Mi amigo me dijo que debería tener un diseñador haciendo un paquete de marcas”. Esto puede parecer inofensivo, y generalmente lo es, pero también puede ser una señal de que el cliente no sabe que te está pidiendo hacer, o que realmente no lo quiere. Esto puede llevar a desinterés en el proyecto de parte del cliente o a mitad del proceso de branding podrías descubrir que ellos solo querían que elijas una linda fuente para su nombre. Si están usando lenguaje de la industria del diseño no presumas que lo estén usando bien.

La solución: La respuesta aquí es mucha educación del cliente y preguntas de sondeo. Dejan en evidencia qué vas a hacer para ellos, el proceso que te tomará hacerlo y qué deben hacer ellos para que ocurra, luego, consigan toda la información que puedan de sus clientes sobre qué es lo que están buscando. Si puedes guiarlos con éxito a través del proyecto, tendrás un cliente de por vida que te dará un montón de libertad creativa.

 

 

4. Múltiples puntos de contacto.

Este problema es común con grandes corporaciones o trabajando para el gobierno. Hay muchos interventores en el proyecto que tienen acceso directo a hacer observaciones sobre tu trabajo. En general los interventores no hablarán el uno con el otro, dejándote a ti en medio de un manejo político y obteniendo información conflictiva. Pueden tener un gran presupuesto para tu proyecto, pero lo usarán para hacer constantes revisiones a tu trabajo y volviendo a decisiones ya tomadas con anterioridad.

La solución: Haz que designen una persona que sea la única permitida para tener contacto contigo. Esto puede ser difícil de pedir, pero vale la pena. Sé directo y confiado en tu pedido, hazlo con un tono de experiencia. Con un poco de suerte, un bien dicho “En mi experiencia con este tipo de proyectos, una de las mejores alternativas es…” logrará el efecto deseado. Déjalos discutir sobre las revisiones antes de que te contacten.

 

 

5. “Creedme esto va a ser Grande”

Esto habitualmente puede ser una señal de que el cliente no ha tenido en cuenta los obstáculos en su camino. Estos clientes generalmente tienen un presupuesto en sus cabezas de dinero que no tienen, confiando en que una rentabilidad futura podrá pagar tus cuentas. Esto puede llevar a que no te paguen, o en algunos casos, que te culpen por el fracaso del proyecto. Es normal que estos clientes te pidan descuentos, transformando grandes presupuestos en muy acotados enfrente tuyo.

La solución: Este tipo de cliente puede ser convincente y puede exagerar su previo éxito para ponerte de su lado. No lo permitas. Sé firme con tu presupuesto y tu diagrama de pagos, asegúrate de recibir un buen depósito previo de parte de ellos. La buena noticia es que estos clientes están dispuestos a hacer cualquier cosa par triunfar, dándote muchos trabajos.

 

 

6. Repetidas cancelaciones de reuniones

Esto es señal de que el proyecto es bajo en su lista de prioridades, y que seguramente no están del todo convencidos con él. Puedes esperar a que éste sea un tema recurrente en tu relación con el cliente y el proyecto podría retrasarse por esta razón. En algunos casos podría ocurrir que tengan el mismo trato a la hora de pagarte.

La solución: Sé puntual cuando entregues tu trabajo y sigue sin demora si no te responden. Es mejor dejar que el proyecto se añeje en sus escritorios que en el tuyo. Porque el proyecto es de baja prioridad para ellos, tienes que mantenerte al tanto y mantener contacto con su contador hasta el fin del trato. Una bien vigilada línea de tiempo puede hacer maravillas aquí.

 

 

Conclusión

Siempre vamos a tener el proyecto problemático ocasional. Lo importante es que no dejes que te depriman. Recuerda porqué estás trabajando por tu propia cuenta y guarda cada proyecto como experiencia. Cuando un proyecto sale mal, toma nota de qué ocurrió y cómo podrías haberlo manejado para que salga mejor, o evitado el problema en su totalidad. Mantén los ojos alerta a problemas que puedan surgir y las cosas irán mucho mejor.

 

 


6 Advertencias sobre un cliente problemático fue traducido por ivofarcry para noticiasda |  Original Link: [link] | Revisado por: disalicia | Publicado originalmente en noticias | Publicado también en Taringa!



No Responses Yet to “6 Advertencias sobre un cliente problemático”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: